Kiq’ij ri Achamaq’i’ Chi Iximulew, Chi Ruwach’ulew - Día Nacional e Internacional de los Pueblos Indígenas



Ixyamanik Rodríguez Muxtay
Raxche’ Rodríguez Guaján

El 23 de diciembre de 1994 la Asamblea General de las Naciones Unidas estableció el 9 de agosto como el Día Internacional de las Poblaciones Indígenas.

En este año, la ONU llama la atención sobre la Migración y el desplazamiento de los pueblos indígenas. Centra su atención en la situación actual de los pueblos indígenas, de las causas, la circulación fronteriza y los desplazamientos. Especial atención le merecen los pueblos indígenas en zonas urbanas y fuera de sus países. Además, se plantean los desafíos y la revitalización de las identidades de los pueblos indígenas para alentar la protección de sus derechos dentro y fuera de sus territorios.
La pérdida de territorios de las poblaciones indígenas alrededor del mundo es un tema alarmante. Junto con otros factores, como el desarrollo urbano, ha tenido repercusiones directas en la forma de vida de los pueblos originarios. Muchos indígenas migran a las zonas urbanas en busca de mejores oportunidades, instrucción formal y empleos. También existe la migración al extranjero para evadir los conflictos, las persecuciones y los impactos del cambio climático. En América Latina, alrededor del 40% de todos los pueblos indígenas viven en zonas urbanas, llegando a un 80% en algunos países. La migración ofrece mejores condiciones de vida, pero con repercusiones graves en sus costumbres ancestrales.

En Guatemala podemos observar los cambios que se generan en los Mayas que deciden migrar a las ciudades. Las nuevas generaciones tienen un conocimiento pasivo del idioma o no tienen conocimiento alguno, la indumentaria maya es remplazada por jeans y playeras, incluso los apellidos indígenas son “olvidados” para ocultar sus raíces mayas. Es una situación preocupante, pues tanto los padres como los hijos tienen responsabilidad frente a esta situación.

Vivimos con desconocimiento de nuestra deslumbrante historia maya. Si supiéramos que somos descendientes de una de las cinco civilizaciones más grandes y relevantes de la humanidad, que tuvimos a los astrónomos más capacitados antes de la era espacial, y que ha pesar de los holocaustos sufridos aun persistimos con más de 17 millones de mayas (Guatemala, Belice, y sur de México), probablemente estaríamos muy muy orgullosos de nuestras raíces. Seriamos capaces de conservar nuestra identidad incluso fuera de nuestras comunidades y aún en ambientes hostiles. Estaríamos siempre orgullosos de ser reconocidos como parte del Pueblo Maya por nuestra herencia y por nuestra práctica cultural y lingüística propia. Reflejaríamos nuestro orgullo inculcando valores, saberes y practicas desde la cosmovisión maya. Les daríamos la oportunidad a nuestras nuevas generaciones de ser bilingües, multilingües y mayas ciudadanos del mundo.

Sin embargo, vivimos en una alienación permanente que debemos cambiar, porque ser parte de una sociedad multiétnica, multilingüe y pluricultural como Guatemala, nos hace únicos. El trece B’ak’tun anunció cambios que muchos pueblos y personas mayas están confirmando al conocer, afirmar, desarrollar y difundir la cultura maya para el bien de Guatemala y de la humanidad.
 ¡Viva el Pueblo Maya!

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Popol Wuj y el poeta Humberto Ak’abal- poeta K’iche’

Foro Democracia y Políticas Lingüísticas en Guatemala